Archivo mensual: mayo 2015

Matrona, partera

Partera

Partera

De la voz latina matter (madre) nació la palabra española matrona (del latín matrōna), una «persona especialmente autorizada para asistir a las parturientas», según define el diccionario académico de la Real Academia Española.
Para que de madre se llegue a matrona, a la palabra matter los hablantes latinos le añadieron los sufijos -onus -ona y a esa persona se le conoció también como partero o partera, aquella persona «que tiene funciones de» (asisitir a una embarazada) en un nacimiento.

CELEBRACIÓN

La Organización de las Naciones Unidas declaró al 5 de mayo como el “Día Internacional de la Partera” en honor al reconocimiento de que el acceso a la atención de salud de buena calidad es un derecho humano básico. A pesar de ello, casi 40 millones de mujeres dan a luz sin atención calificada. Por ello, «el mundo necesita parteras ahora más que nunca», y con ese lema se ha celebrado esta fecha desde 2012.

La primera se conmemoró en 2008 bajo el tema«Familias saludables: la llave para el futuro».

Desde 1919 existe una Confederación Internacional de Comadronas, la cual agrupa 88 asociaciones de parteras de 75 países diferentes.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Etimologías con M, Etimologías con P

Censura

El censor (censor -ōris)

El censor (censor -ōris)

En la antigua Roma, el censor (censor -ōris) era el magistrado a cuyo cargo tenía dos tareas: organizar y llevar a cabo los empadronamientos de personas (de ahí censo) y también de «vigilar la moralidad pública» de los ciudadanos.

El censor censuraba, evaluaba, castigaba (censio -ōnis) a los infractores «con azotes propinados con correas de cuero de buey».

A esta censura (censūra), propia del censor, se le conoció como examen, juicio crítico, crítica severa.

Tras la caída del imperio romano y habiéndose reconocido a la Iglesia como la potestad que regía la conducta humana, a través de la palabra de Dios, la censura jugó a sus anchas, hizo su agosto en la «santa inquisición»: quemó libros, cuadros, ropa, bienes y personas, consideradas estas como herejes.

Corona de rey

Corona de rey

Pero no fue el único lugar donde la censura se sintió a gusto: se acomodó también junto al trono: libó el sabor del poder a lado de emperadores, reyes, reinas, zares, zarinas, príncipes, duques, condes, dictadores y absolutistas, entre otros. Y, por medio de la palabra autorización, vetaba o permitía todo cuanto la potestad de su ánimo se lo permitía.

A partir de la Revolución Francesa, la palabra censura se convirtió en una guillotina, pues descabezó a todo aquel hombre, mujer o movimiento que atentaba contra los intereses particulares de uno u otro sector.

Mafalda y la censura

Mafalda y la censura

Y gracias a la cordura que los tiempos demandaron a la sociedad, la censura se convirtió luego en el tamiz de los poderes políticos y económicos que, desde el siglo XIX, coartan, restringen, limitan, cercenan, callan y/o asesinan a aquellas voces que disienten con ellos y con sus intereses.

La censura es, en estos tiempos, la enemiga de la libertad de expresión, es enemiga de las ideas que proponen el progreso justo y equitativo por y para el bien de todos.

LIBERTAD

Hoy, 3 de mayo, recordamos el Día Mundial de la Libertad de Prensa y nuestro compromiso contra toda forma de censura.

En 1993 la Asamblea General de las Naciones Unidas, a iniciativa de los países miembros de la Unesco, proclamó al 3 de mayo como el «Día Mundial de la Libertad de Prensa», con la idea de «fomentar la libertad de prensa en el mundo al reconocer que una prensa libre, pluralista e independiente es un componente esencial de toda sociedad democrática». La fecha recuerda la instauración de la Declaración de Windhoek sobre libertad de ejercicio del periodismo.

Deja un comentario

Archivado bajo Etimologías con C

Trabajo

Definición de «trabajo», por Sebastián de Covarrubias

Definición de «trabajo», por Sebastián de Covarrubias.

En 1611, el lexicógrafo Sebastián de Covarrubias en su libro «Tesoro de la lengua castellana», definió a la palabra «trabajo» como una acción, por lo general, manual y que por ello «trae consigo dificultad o necesidad y aflicción de cuerpo o alma».

La octava acepción del diccionario académico de la RAE explica: «Dificultad, impedimento o perjuicio». Y sobre el verbo «trabajar», Corminas y Pascual anotan que viene «del latín vulgar *TRIPALIARE ‘torturar’, derivado de TRIPALIUM ‘especie de cepo o instrumento de tortura’, compuesto de TRES y PALUS por los tres maderos que formaban dicho instrumento; en castellano antiguo y aun hoy en día trabajo todavía conserva el sentido de ‘sufrimiento, dolor, pena’: de la idea de ‘sufrir’ se pasó a ‘esforzarse’ y ‘laborar’».

Los etimólogos, esas personas que escarban palabras en el pasado histórico de las lenguas, detectaron dos voces indoeuropeas: *trei‐ (TRES) a la que asocian con tri de tripalium. Y *pag‐ (fijar, atar, fortalecer) que la relacionan con PALUS.

Hoy, Primero de Mayo, celebramos el Día Internacional de los Trabajadores debido a la revuelta de Haymarket, ocurrida en Haymarket Square (Chicago, Estados Unidos) el 4 de mayo de 1886. Desde el 1 de mayo se desencadenaron una serie de protestas en respaldo a los obreros en huelga, para reivindicar la jornada laboral de ocho horas.

Deja un comentario

Archivado bajo Etimologías con T